Cierra los ojos, pide un deseo y… ¡calla!
19 septiembre, 2010

Es un clásico. Cuando pides un deseo no le puedes contar a nadie lo que has pedido, porque entonces nunca se cumplirá. ¿Por qué? ¿Pura superstición?

En apenas 3 minutos, el emprendedor Derek Sivers cuenta en Ted por qué no debes revelar tus metas. ¡Muy interesante!

Yo era más de la teoría de “auto-presión”, según la cual tienes que decirle a todo el mundo lo que te has propuesto, así no te atreverás a echarte atrás.

Thanks for the inspiration ;)